Escultor profesional, Madrid (España)

English version »

Bronce

Estatua de bronce en Madrid

El bronce es un metal que consiste en la fusión de cobre y aluminio. Su color natural es dorado, pero también puede tener otros colores, que se consiguen bajo los efectos de liquidos químicos (pátinas) que funcionan como la pintura. Éstos pueden ser negro, marrón, amarillo, rojo, verde, etc. Pueden tener un brillo natural.

Es el material más utilizado en escultura gracias a sus propiedades: es resistente, fuerte, flexible, dura para siempre y permite hacer cosas muy finas, como una hoja de arbol, y a la vez fuertes y capaces de soportar mucho peso. Por ejemplo, un caballo enorme saltando sobre dos patas finas puede aguantarse perfectamente, como en la estatua de la derecha, que representa al rey Felipe IV y se encuentra en Madrid.

Una obra de bronce es complicada, requiere un trabajo en equipo: escultor, especialista en molde y fundición de metal, cincelador de montaje (también soy especialista) y más detalles, hasta que la obra esté lista para presentarla. Por eso la escultura en bronze es cara pero bonita y eterna. Es un objeto de gran valor.

En ocasiones se pueden mezclar los materiales escultóricos con muy buenos resultados. Un ejemplo es el monumento La Gloria de los Pegasos en Madrid, donde se combina el bronce con el mármol.

Mármol

Grandes maestros de la escultura, durante miles de años han utilizado mármol como principal material de escultura gracias a su belleza y pureza natural. El gran escultor italiano Miguel Ángel hizo casi todas sus obras de mármol blanco de carrara y consiguió efectos espectaculares, llegando a la perfección en los mínimos detalles.

Hacer una escultura de mármol requiere mucho trabajo y gran nivel profesional. El coste es un poco superior al bronce. El mármol puede ser de muchas clases: blanco puro, blanco con vetas grises, rojo, marrón, negro, con dibujos, y de muchas más clases. Se puede elegir según el ambiente. La escultura hecha de este material puede ser preciosa gracias a su color natural y su brillo, porque lo auténtico siempre atrae.

Son muchas las esculturas, monumentos y fuentes de mármol y otras piedras nobles que se encuentran en la ciudad de Madrid. Concretamente, junto al Palacio Real de Madrid se halla la Fuente de las Conchas, un ejemplo perfecto de lo que se puede conseguir con mármol.

Terracota (barro cocido)

Es el material más económico porque no requiere tantas complicaciones técnicas. Aquí tenemos solamente la arcilla y el artista. La terracota es muy bonita y puede tener varios colores: blanco, rojo, marrón. También puede ser coloreada y tener un brillo natural. El color del barro cocido es caliente y da gusto verlo. Es un decorado perfecto y de alta calidad.

Madrid también es un buen sitio para apreciar esculturas de terracota, especialmente en sus iglesias.

Yeso (escayola)

Es un material completamente blanco y de rigidez media. Se mezcla con agua y se trabaja en mojado. Una vez mezclado, al cabo de una hora ya está seco y duro. Se emplea en decoración allí donde se requiere rapidez y es bastante económico. Se puede utiliar para diseñar relieves en las paredes y para reproducir copias en cantidades de esculturas, jarrones, etc. También puede ser pintado.

En muchos interiores de edificios antiguos y modernos de Madrid pueden verse relieves realizados con yeso.

Madera

La obra de madera, igual que la de mármol, es exclusiva y única, y requiere un gran nivel profesional del artista. La madera siempre ha sido un decorado especial, familiar y personal, sobre todo en casas de pueblo. Su textura es irrepetible; parece que está viva y respira. Es inconfundible con otros materiales y se nota que es auténtica.

La escultura de madera mantiene el calor en el hogar y trae suerte. Puede ser coloreada con barniz, de color marrón, rojo, negro, etc.